vender mi negocio

Antes de asociarnos es importante conocer a nuestro socio como persona, pero más importante aun es conocer a nuestro socio profesionalmente y es que saber que va a trabajar con empeño en el negocio es más importante que llevarse bien en los ratos de ocio.

En ocasiones creamos empresas o negocios con amigos y familiares partiendo del hecho de la confianza que tenemos en ellos. Pero las personas, aun siendo familia, reaccionan de formas muy distintas ante circunstancias de dificultad, fracaso o éxito de un proyecto, unos abandonan, otros quieren más beneficios cuando el negocio requiere de más inversión en las primeras etapas del negocio. Es por ello que debemos controlar ciertos factores de los socios en los negocios:

– Comprender la filosofía del negocio y entender las exigencias del mismo.

– Deben estar dispuestos a arriesgar por lo menos como nosotros en el proyecto de negocio.

– Trabajar decididamente sin tener que depender de nosotros.

– Hay que aceptar los riesgos en los resultados del negocio, sin mínimos preestablecidos.

– Que no busquen simplemente un puesto de trabajo.

Escoger un socio se debe basar en las necesidades de la empresa o del negocio. Analizar con detalle las capacidades, habilidades y actitudes que los socios requieren es fundamental para el éxito de la empresa. Las condiciones para participar como socio en un negocio deben quedar claras desde un principio, sin que esto de pie a malos entendidos.

Si piensas asociarte para trabajar en tu idea de negocio tómate un tiempo prudente para analizar las ventajas y desventajas que esto te acarreará ya que una sociedad es algo que debe ser tratado con mucha seriedad ya que tendrás que tratar y convivir con tu socio durante mucho tiempo, si aciertas en la decisión puede ser una forma de hacer crecer un negocio rápidamente.

También te puede gustar

Iniciar un negocio sin dinero ¿Es posible?

Negocios con poco o nulo capital ¡Claro que se puede!