En nuestras vidas personales y profesionales, a menudo hacemos las cosas más difíciles para nosotros, tomando rutas que son  problemáticas y llenas de obstáculos hasta el punto de sabotearnos a nosotros mismos. Un ejemplo de este auto-sabotaje se puede ver en el enfoque que le damos a las cosas a la hora de conseguir trabajo, no es sólo ver paginas para encontrar trabajo, hay que saber afrontar y desarrollar la solicitud y los requisitos que nos piden. Vamos a ver algunas de las formas por las cuales nos tropezamos nosotros mismos con las ofertas de empleo, y así tratar de evitar estos problemas y hacernos el camino más productivo para conseguir trabajo rápido.

Encontrar trabajo y no sabotearnos a nosotros mismos:

-Utilizar un lenguaje imposible no ayudará. Demandar empleo utilizando frases o expresiones como: «Soy el candidato perfecto …» o «Mis calificaciones son únicas …»  estas sembrando el camino a estar equivocado rápida  y fácilmente.

Incluso hay candidatos que al concluir su carta de presentación, han escrito: «He adjuntado mi curriculum vitae y estoy seguro de que, después de revisarlo, usted estará de acuerdo en que deberíamos discutir una posible asociación. »
Para un equipo de selección de personal o contratación, esto es a menudo visto como un desafío, ya que la seguridad no es algo que se encuentra en abundancia en el proceso de contratación. Incluso los mejores candidatos-los que finalmente hacen el trabajo-no pueden tener la certeza de que sus solicitudes pasarán a reunir todas las condiciones. Como ya habrán adivinado, el equipo de contratación, tras la revisión de este currículum, no estaba del todo seguro al hablar de cosas más abiertamente sobre este puesto de trabajo.

Solución: No utilice un lenguaje que no deja espacio para ningún otro resultado, porque las probabilidades dicen que será incorrecta más que acertada este tipo de formas. Algunas formas de expresar esto puede ser, «me siento seguro de que …» o «… después de revisarlo, me gustaría dar la bienvenida a la oportunidad de discutir una posible asociación.» La confianza es refrescante, pero la certeza es sólo arrogante.

-No reunir  los requisitos importantes para la oferta de empleo. Una cosa es tener la mayoría de requisitos, pero no todos los empleadores están dispuestos a pasar por alto los requisitos más importantes y obvios del perfil que buscan, podrían obviar algunos menores, siempre y cuando los más importantes estén claros y en orden.

Ejemplos como un comentario en una carta de presentación para un trabajo de Social media que diga lo siguiente es inaceptable: «Por favor, tenga en cuenta que no estoy actualmente en LinkedIn, Google Plus, etc»  Dado que este perfil estaba destinado a trabajar para una empresa virtual cuya presencia se basa totalmente  en su sitio web y plataformas de medios sociales, esta línea envía la solicitud completa por el retrete.

Solución: Si carecemos de un titulo o alguna especialización o habilidad importante hay que tratar de subsanarla o buscar alternativas para remediarlas, ya que estos pequeños detalles pueden ser importantes para el empleador y para el perfil que se busca, si lo solicitan es porque es importante.

-Ofrecer habilidades que no han solicitado. A menos que tenga una buena idea de que una empresa puede utilizar una habilidad que posees, no la coloques en tu curriculum. Debemos ceñirnos y aportar las habilidades que se detallan, de nada sirve aportar que hablamos ruso, en un trabajo de comercial. No debemos hacer que otras habilidades estorben a las que se han solicitado, haciendo largas listas de programas informáticos, habilidades manuales, manejo de maquinarias y pequeños cursos o conferencias que no están relacionados directamente con la oferta de trabajo.

También te puede gustar

5 claves para empezar a escribir un plan de negocios

Como hacer un plan de negocios sencillo inspirándote en estos sencillos consejos de esta forma comprobaremos su funcionamiento.